Errores comunes al plantearse contratar un diseño web:

1.La web puede hacerla un familiar.

En muchas ocasiones, creemos que el diseño y desarrollo de nuestra web no es tan difícil, en el peor de los casos pensamos que no es tan importante para mí, o para el negocio. Y empezamos pensando en ahorrarnos un dinero, es normal, nuestra calculadora interna se pone en marcha y nos grita: “que sea barato… y bueno.

Y entonces buscamos a un familiar de confianza o aficionado, o a ese amigo de perfil tecnológico que todos tenemos, para intentar ahorrar en ese gasto. Pues bien, ni es un gasto, ni te vas a ahorrar mucho a la larga. Claro que alguien la puede hacer, pero si es amater o aficionado no obtendrás el mismo resultado que con un profesional, y si piensas que los profesionales son caros, lo más probable es que acabes por constatar una máxima e incontestable ley de vida: Lo que hoy no se valora… en un futuro se lamenta.

Debemos saber que este es el medio por el cual tus consumidores van a saber de ti, por lo que la mejor opción es contratar a un profesional para que optimice y haga eficaz y atractiva tu web.

 

2.No plasmar adecuadamente nuestro modelo de negocio.

Antes de crear la web, debemos tener claros los objetivos, misión y valores de la empresa y no copiar la página de la competencia, es más, te recomiendo que ni comentes cual es tu competencia directa, no sea que alguien le de por visitarla y acabe haciendo algo parecido, consciente o inconscientemente.

Hacer lo mismo que otros, tener el mismo servicio o producto parecido es inevitable en la mayoría de los casos, así que debemos imprimir individualidad, una forma particular de hacer la cosa, y diferenciarse siendo ahora una opción destacable para el consumidor.

 

3.Creer que el diseñador hace todo el trabajo.

El emprendedor, que es el que realmente conoce la empresa, debe reunirse con el desarrollador para explicarle la trayectoria, los valores y los objetivos a conseguir y la forma en que quiere plasmarlos.

Quien mejor que tú mismo, que eres el padre de la criatura, el emprendedor e ideólogo de tu negocio va a transmitir con más cuidado y cariño lo que haces y los beneficios que aportas a tus clientes. Coge papel y escribe los textos, ordenados o desordenados, da igual, todo lo que aportes será bienvenido por el diseñador web, lo podrá reescribir o adaptar, pero seguirá preservando la esencia de lo que tú quieres decir.

 

4.Cuidar solo el diseño.

El diseño de nuestra webes fundamental para atraer a los clientes y debe cuidarse bien, pero esto no es suficiente, es el primer paso, retener al usuario es el siguiente, para que haga clics, para que navegue más por las páginas y profundice, que siga algún vínculo y poder conseguir el contacto o la venta.

La página debe ser accesible y funcional y aportar contenido de calidad e interés para nuestros usuarios. Sobre todo calidad de contenidos. Cuando un cliente me pregunta: ¿Qué puedo decir aquí o allí? ¿De qué temas puedo escribir? La respuesta es sencilla, habla y escribe respondiendo a las inquietudes y a las preocupaciones de tu público. Alienar tu contenido a tu público, éxito seguro.

 

5.Calcar el catálogo en la web.

No podemos reproducir las ofertas y los productos del catálogo físico en la web, ya que los usuarios no son los mismos y debemos adaptarnos a este formato. En el catálogo web dedicaremos los espacios más importantes a los productos que más se estén vendiendo esa temporada, mientras que en la tienda física promociono nuevos diseños o restos de estocaje según me vaya interesando.

 

6.Creer que vas a estar en los primeros puestos de Google al día siguiente de publicar la web.

Esta es una preocupación y petición muy común. Bueno es un objetivo razonable, ya que hago una web quiero salir en la primera página de google. Pensemos que hay millones de páginas y todas compiten por estar allí arriba, por lo que hay que disponer de un presupuesto por pequeño que sea, para dedicar al posicionamiento SEO, porque los de los primeros puestos lo dedican y se lo trabajan, así que tenemos que hacerlo igual o mejor que ellos.

 

7.Finalizar la relación en cuanto se termina la web.

Los sitios web necesitan mantenimiento para estar vivos, hay que subir constantemente nuevos contenidos, mejorar los diseños, hacer pruebas tipo A/B de las páginas para ver cual funciona mejor, adaptaciones legislativas, la propia seguridad del sitio web y adaptación o actualización de plugins, en definitiva, ningún sitio web debe prescindir de su mantenimiento.

 

8.Considerar un gasto la web.

No es un gasto, es una inversión y cumple un objetivo y deberá tener un retorno, en forma de imagen de marca, fidelización de clientes, captación, ventas, etc.

Debemos tener claro que nuestra página web es una inversión y no un gasto, por lo que debemos evitar estos errores, si queremos que sea un éxi

to.

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *